Página principal Reflexiones
En este apartado comparto una serie de reflexiones acerca de diferentes aspectos de la educación canina y la convivencia entre personas y perros. Nada me gustaría más que ayudar a que, poco a poco, la sociedad vaya entendiendo la relación con los perros como un intercambio basado en la empatía, el respeto y la comprensión mutua.

 

SE LO MERECEN. SE LO DEBEMOS.

 

Sobre cómo abordar la relación con un perro miedoso

Para un perro con miedos, sentir que la persona que convive con él le entiende, respeta sus tiempos y le deja decidir cuándo y cómo avanzar sin forzarle en ningún momento es la única manera posible de ir madurando a su ritmo y entendiendo poco a poco el mundo en el que le ha tocado vivir. Es la única manera de que los progresos sean sólidos, constantes y duraderos. Cualquier otra forma de exponer a un perro a sus miedos, además de invasiva, irrespetuosa y antinatural, es tremendamente frágil y dañina para la salud emocional del perro y para la relación con la persona con la que convive. Paralelamente hay que tener especial cuidado en que ese vínculo de confianza no genere dependencia, pues el perro debe aprender a confiar en el entorno por él mismo, aunque al principio tengamos que acompañarle en el proceso dándole seguridad. Para ellos es importantísimo respetarle la independencia que vaya ganando dentro y fuera de casa, y permitirle tener momentos de ocio y descanso en los que nosotros no intervengamos.

La importancia de ofrecer paseos amables y de calidad

Uno de los mayores placeres de nuestra relación con los perros es el de realizar un paseo amable en el que los dos nos podemos relajar y recrear. Es maravilloso comprobar hasta qué niveles de sincronía y complicidad se puede llegar mediante unas sencillas pautas que hagan entender al perro que sus necesidades físicas y emocionales cuentan tanto como las nuestras. El paseo es una parte fundamental en la vida del perro, y si le ofrecemos un paseo amable y de calidad, destinado específicamente a cubrir sus necesidades fisiológicas, sociales y emocionales, su relación con nosotros será de confianza y gratitud, reforzando así el vínculo entre los dosl. Es vital, una vez interiorizados los procedimientos adecuados, tomar con nosotros mismos el compromiso de, pase lo que pase, dejar de pensar y comenzar a disfrutar.

Es necesario dejar que los perros se saluden

Es tremendamente necesario dejar que los perros se saluden, que se comuniquen. Basta ya de impedirles interactuar entre ellos. Basta ya de que nuestros miedos sean su condena. Es imprescindible que la conciencia general cambie de manera rápida y entendamos que la socialización es una herramienta básica y necesaria para el bienestar de los perros.

Sobre las excursiones extraordinarias y el descanso posterior

Planear excursiones en familia junto a los perros con los que convivimos es una forma genial de reforzar el vínculo que estos tienen con nosotros, les ayuda a ir ganando en seguridad y autoconfianza y nos permite disfrutar relajadamente con ellos en un entorno diferente al habitual. Debemos también tener presente que tras una salida prolongada el perro necesita, en los siguientes días, descansar adecuadamente para volver a unos niveles de activación normales.

El lenguaje de los perros, la comunicación

Los perros tienen, de forma natural, una manera de comunicarse propia, heredada de sus hermanos los lobos, y que es fundamental entender, respetar y practicar con ellos si queremos tener una relación sincera y estable. Al mismo tiempo, conocer estas señales nos hará ser capaces de evitar conflictos y malentendidos, pues estaremos en condiciones de anticiparnos cuando el perro esté incómodo o se sienta amenazado por nuestra actitud. Bostezar, lamerse el hocico, girar la cabeza, ladear el cuerpo o darse la vuelta, olisquear el suelo, caminar lentamente o venir haciendo una curva, son algunas de las señales que los perros utilizan entre sí y con nosotros para transmitir calma e intentar resolver una situación tensa. Si no entendemos estas señales, corremos el riesgo de interpretar mal al perro y generar un conflicto que hubiésemos podido evitar fácilmente. Igualmente nosotros podemos utilizar estas señales para intentar calmar a un perro que está demasiado excitado, o para indicarle a un perro miedoso o inseguro que no somos una amenaza.

Buscando el equilibrio en la relación

Nos resulta tremendamente fácil pedirles a los perros que su comportamiento sea exactamente el que a nosotros nos conviene, pero a la vez nos supone un esfuerzo sobrehumano adaptar nuestras rutinas y nuestra manera de relacionarnos con ellos a sus necesidades. Es vital entender que la relación con los perros con los que convivimos debe ser bidireccional, que ambos debemos ceder en algunos aspectos por el bien del grupo. Ellos son especialistas en adaptarse, pero nosotros, por lo general, no solemos estar a su altura. Deberíamos empezar por intentar entenderlos y que nos entiendan, y adaptar ciertos aspectos de nuestro día a día, buscando siempre el bien común. No son animales de compañía, son seres sintientes, con unas necesidades emocionales propias que debemos respetar. Su compañía debe ser, al igual que la nuestra para ellos, la consecuencia de una relación de respeto y comprensión.

Imponer nunca es la solución

Es frustrante comprobar como todavía hay gente que se dedica a modificar las conductas inadecuadas de los perros basándose en técnicas invasivas, agresivas y antinaturales, como los castigos y las correcciones continuas basadas en la obediencia. Lo más llamativo es que todavía se discute, como se discutía hace unos años hablando de la educación en niños, si el castigo es más o menos efectivo, dejando la ética totalmente al margen de la discusión. La discusión es estéril. No se trata de discutir sobre una determinada técnica, sino sobre el grado de importancia que le damos al perro y a sus emociones. Es inútil hablar de resultados con quien es incapaz de hablar de empatía, porque el resultado va a ser siempre un perro anulado. Con suerte para la persona que convive con él llegará a ser, por un tiempo limitado, dócil, obediente, no problemático, pero anulado. Y aunque nuestros ojos estén lo suficientemente cerrados como para no verlo, el perro seguirá sufriendo.

Sobre terapias florales y más

Mucha gente pregunta por la eficacia de las terapias florales, la acupuntura o los vendajes compresivos entre otras técnicas comúnmente utilizadas ante diferentes situaciones emocionales de los perros. La respuesta es clara, todas estas terapias pueden ser tremendamente útiles si son correctamente aplicadas en los momentos en los que nos puedan aportar una ayuda extra, como por ejemplo en épocas en las que sabemos que se van a lanzar petardos o para ayudar al perro inicialmente a salir de ciertos estados emocionales muy anclados. Ahora bien, al margen de las herramientas puntuales o continuadas que utilicemos en el transcurso del proceso evolutivo del perro, hay una condición indispensable para que el resultado sea satisfactorio, y es nuestro grado de implicación. Ninguna de estas técnicas nos dará los resultados deseados sin un compromiso firme de involucrarnos profundamente en el proceso de acompañamiento del perro hacia su bienestar emocional, que será también el nuestro.

No te quedes en los síntoma, exige conocer la enfermedad

De igual manera que no se nos ocurre solucionar una enfermedad únicamente tomando calmantes, nos debería parecer una locura intentar solucionar los problemas de conducta de los perros sin una intervención que vaya más allá de esos conflictos puntuales y busque encontrar el motivo que los ha generado. Permitir que los perros experimenten y se equivoquen es la única manera de que puedan aprender a desenvolverse en el entorno en el que viven de manera armónica. Si les guiamos constantemente y no les damos opción a seleccionar diferentes opciones ante una misma situación, nunca serán capaces de tener un comportamiento natural.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies